ENCUENTRO DE LA ZONA ESTE
AYERBE: EL RíO DE LA VIDA Y LA MEMORIA

Beatriz Miralles Corredor

Vocal Zona Este
Psicóloga y Psicoterapeuta de Grupo.

Lo primero con lo que me topé fue mi dificultad para recordar el nombre del lugar donde habíamos estado, a pesar de tener la sensación de que había un aire de familiaridad en la forma en que sonaba. Cuando me puse a pensar me di cuenta de que lo que me inquietaba es el principio del nombre y también lo que me costaba recordar ” AYER – BE”, y tal vez fue como si el Ayer se me hubiera colado por las rendijas del tiempo. Otro lugar, otro contexto, pero el pasado nos viene una y otra vez allá donde vayamos.
Como no, también el pasado de la SEPTG nos vino al encuentro. Quizás porque todos los que allí estábamos teníamos ya una historia de bastantes años de la mano de esta institución. Algunos casi desde el principio. Se habló de cómo empezó, de sus orígenes y el contexto político y social en el que surgió ” Entonces había una gran necesidad de poder reunirse en grupos” , se comentó. Quizás ahora haya un exceso de instituciones y grupos diversos. ¿Qué podría aportar la SEPTG de diferente o singular a las demás instituciones? Quizás haya una Crisis institucional.

¿Cómo cuidamos a otra gente que trabaja con Grupos? ¿Cómo circula el Afecto en la Septg? El ir introduciendo poco a poco a Jóvenes en los Talleres. Lo institucional podría ser vivido como amenazante para los que llegan. Defender el concepto y la experiencia de la Espontaneidad como algo fundamental. La importancia de dejar espacios para los nuevos, sin forzarlo, permitiendo el silencio para que otros hablen. El recurrir al trabajo con Grupos pequeños para luego llevarlo al Grupo Grande, como recurso. La necesidad de buscar experiencias intergeneracionales, integrando las experiencias de mayores y jóvenes, así como también propiciar espacios para expresar las vivencias de la propia experiencia personal. Lo perdurable (integración intergeneracional) , lo intimo( Conocernos) y la identidad ( como trabajamos).También la necesidad de ir integrando Lo Nuevo como pueden ser las Nuevas Tecnologías. Todo esto fueron emergentes señalados.

Cómo Cuidar al Grupo tal vez seria, se dijo y como cuidar los espacios y el Tiempo ( los Mayores, los jóvenes) y como cuidar los Guiones que permitan la espontaneidad y las emoción, desde la humildad y el reconocimiento de las propias necesidades. Quizás estemos en una Crisis Institucional.

Del hilo de ese pasado, y de su trayectoria, surgió la pregunta. ¿Qué sentido tiene ahora la existencia de la SEPTG?. ¿Tiene Futuro? Si tuviéramos que empezar de cero ahora a refundar esta ” sociedad” en el momento actual como tendríamos que hacerlo ¿Por donde empezaríamos?.
Me fascinó la idea de bañarnos en un riachuelo de aguas recién salidas de la tierra, desde el mismo momento en que Carmen comentó que estaba muy cerca de nosotros el nacimiento de un río. Me vino inmediatamente EL RIO DE LA VIDA. El agua estaba helada, pero el contraste de temperatura con el calor de la tarde me produjo una sensación vivificante, como de despertar no sé muy bien a qué: algo que muere y algo que renace en cada uno de nosotros.

Por la tarde el encontrarnos con otra nueva sorpresa: La casa de Ana, la escultora, con su trabajo esculpido en su propia casa. La fuente con esa forma de mujer, los relieves de las columnas , los cuerpos labrados en la roca. Todo invitaba a la sensualidad y el EROTISMO en esa casa, hasta la iluminación en su interior y la distribución de las estancias, con sus detalles y sus rincones mágicos que nos guardaban sorpresas. Y al final un gran Misterio para mí. Vi en la puerta de la casa escrito KER ANA. Le pregunte lo que significaba para ella y me dijo : KER significa casa en lengua Celta. Vaya que curioso también KER significa Casa en lengua Wolof, una lengua que se habla en África Occidental a miles de kilómetros de aquí. y KERGUI significa FAMILIA en Wolof, le comenté. Será un préstamo cultural, pero parece improbable no hay coincidencia en el espacio ni en el tiempo… Me dejó intrigada.

¿Por qué hablar de la CASA? . Porque la presencia de la Casa, en este caso la de Carmen, con sus recuerdos y su personalidad propició un encuentro mucho más intimo, que invitaba a sentirnos relajados y abiertos a conversar y a expresar distintos puntos de vista, e incluso algún desacuerdo en un tono desenfadado y bastante dialogante. También se habló de COMO CUIDARNOS Y DE COMO CUIDÁBAMOS a las personas que formábamos parte de esta institución llamada SEPTG. De la posibilidad de visitar en sus lugares y en sus casas a aquellas que estuvieran enfermas o por algún motivo no pudiera desplazarse, de llamarnos por teléfono y rescatar una relación más humana y personal y menos ” institucionalizada”.

Y como no se hablo de FUTURO, de las nuevas generaciones y de cómo acogerlas en nuestro espacio y trasmitirles un saber y una historia que se ha ido creando durante años.
Por la noche, la luna llena nos inspiró, y por supuesto la buena compañía, la música y la voz hecha canción, y alguien más, al que esperábamos para cenar, y el PASADO con su carga de dolor y violencia ( ya teníamos a THANATOS susurrándonos al oído) ,el de nuestra Historia Común , que se fue disolviendo al calor del Fuego, del Aire de la noche y de las canciones de Labordeta y las jotas aragonesas que todos compartimos.

Como decían los Antiguos, y los de otras muchas culturas: TIERRA, AGUA,FUEGO Y AIRE, todos los ingredientes para un gran encuentro.