FLUIR EN LOS MOMENTOS CRÍTICOS. LA DIVINA COMEDIA
TALLER. 42 SYMPOSIUM DE LA SEPTG CELEBRADO EN CALDES DE MONTBUI (BARCELONA)

María Teresa Pi Ordóñez
Psicóloga clínica, psicodramatista.
Institut d’Assistència Sanitària. Girona

Carmen Tresaco Cidón
Psicóloga, psicodramatista, terapeuta familiar.
Práctica privada

Resumen

Este artículo describe el taller que presentamos en el 42 Symposium de la SEPTG. Partíamos de lo que implica para cada uno las crisis por las que atravesamos y como las afrontamos. Proponíamos un trabajo psicodramático, en el que se puede utilizar como estímulo las aportaciones de los clásicos, la poesía, los mitos, los cuentos…, técnica utilizada por el Psicodrama Simbólico. La obra elegida fue La Divina Comedia de Dante Alighieri. Propusimos un recorrido que empezaba en el último de los 9 círculos del Infierno, iniciando un paseo a través de las diferentes etapas de la obra intentando fluir a través de ellas para llegar al Paraíso. Al final describimos los aspectos teóricos de nuestro trabajo psicodramático, que sigue las orientaciones de Jaime Rojas Bermúdez.

Palabras clave: Crisis, psicodrama, literatura clásica, renacimiento, trabajo con imágenes.

Justificación
La utilización de mitos, cuentos, poesías… en Psicodrama proviene del Psicodrama Simbólico. La Humanidad a lo largo de la historia ha plasmado en sus escritos sus vivencias y las ha simbolizado a través de la literatura, yendo más allá de lo que cuentan los historiadores. Dante vivió en una época convulsa para Florencia, en la que la lucha por el poder determinaba las relaciones y el destino de las personas. Debido a su elección de bando sufrió el destierro, no pudiendo volver a Florencia en vida. En su madurez escribió La Divina Comedia

A mitad del camino de la vida,
en una selva oscura me encontraba
porque mi ruta había extraviado

En ella aparecen personajes históricos, políticos, escritores, y también las personas que, según él, trajeron el dolor y el oprobio a su ciudad, otras que lucharon por su bien y también los “tibios” que no se aliaron con ningún bando. En su paseo por el Infierno, el Purgatorio y el Paraíso nos los va mostrando describiendo los suplicios o recompensas a que se encuentran sometidos, dependiendo de sus obras mientras permanecieron en la Tierra. A través de sus versos describe su punto de vista de los hechos históricos acaecidos en su época y anteriores y también nos muestra lo que posiblemente desearía que les sucediera a modo de venganza al mostrar los suplicios a los que se hallaban expuestos los que, según él, obraron mal.

La obra describe un mecanismo muy humano: En un momento de crisis personal y social, buscar una explicación que nos satisfaga, imaginarnos cual podría haber sido la alternativa si todo hubiera sucedido de forma diferente y – ¿por qué no? – vengarnos de los que, según nuestro punto de vista, han provocado la situación. Los sentimientos que aparecen en la obra, descritos magistralmente a través de sus versos, pueden resonar en todos nosotros, y más si estamos atravesando una época de crisis como la actual, en la que se mezclan los problemas sociales y políticos con los personales según nos afecten sus consecuencias. Por ese motivo elegimos esta obra para llevar a cabo el taller.

El taller
Dividimos la sala en dos espacios: En uno de ellos se encontraba el círculo formado por sillas. En el otro se hallaba el escenario donde se había creado un itinerario formado por cuerdas que pretendían representar los círculos del Infierno, las cornisas del Purgatorio y las esferas del cielo. A lo largo del itinerario se encontraban tarjetas con fragmentos de la Divina Comedia correspondientes a cada uno de los lugares por los que se iba a transitar. En total eran 117 tarjetas.

Empezamos en el círculo, presentándonos. A continuación iniciamos el caldeamiento inespecífico con la presentación de los miembros del grupo y a continuación se utilizaron técnicas de meditación. Se invitó al grupo a pensar en momentos críticos de cualquier tipo que hubieran vivido directa o indirectamente. A los cinco minutos pasamos al caldeamiento específico invitándoles a salir del estado meditativo y levantarse para acercarse al espacio donde estaba representado el “mundo” descrito por Dante y se les invitó a recorrer los diferentes lugares por donde transitó, eligiendo las tarjetas que les resonaran más y que contenían diversos tercetos de la Divina Comedia.

En el momento en que cada persona finalizaba el recorrido, se dirigía al círculo de sillas con las tarjetas elegidas y una vez todos allí de nuevo iniciamos el Caldeamiento para el rol, utilizando el modelo sociométrico de J.L. Moreno con el que se realizó la elección del protagonista.

Puesta en escena con el protagonista:
Se propuso al protagonista la construcción de imágenes con los componentes del grupo que eligió. Construyó tres imágenes que representaban un proceso y se trabajó a través de soliloquios desde cada uno de los roles representados en las mismas. A partir de lo vivenciado se propuso la modificación de las imágenes “reales” en imágenes “ideales” desde el aquí y ahora.

Una vez finalizado el proceso se pasó a la etapa de comentarios. En primer lugar intervienen el protagonista y las personas que han intervenido en los diferentes roles de la imagen pudiendo expresar lo vivido y experimentado en el contexto dramático y posteriormente se pasa la palabra a todo el grupo desde lo observado y aparece si ha habido alguna resonancia en alguno de ellos.

En el cierre de la sesión pasamos a explicar brevemente conceptos del psicodrama que han intervenido en la misma.

La sesión ha sido llevada por co-conductores, aunque inicialmente el rol de director lo realiza una persona y la otra hace de yo-auxiliar, la sesión la cierran ambas, esa co-producción, se puede realizar porque las personas que llevan el taller son directoras de psicodrama (formación que ambas han realizado siguiendo las líneas teóricas-prácticas del Dr. Jaime Rojas-Bermúdez).

¿Qué es el psicodrama?
El psicodrama es un método psicoterapéutico con hondas raíces en el teatro, la psicología y la sociología. Desde el punto de vista técnico, constituye en principio un procedimiento de acción y de interacción. Su núcleo es la dramatización.
El psicodrama hace intervenir el cuerpo en sus variadas expresiones e interacciones con otros cuerpos.
El psicodrama hace intervenir manifiestamente un nuevo elemento en la psicoterapia: el espacio. Este, transformado en escenario, permite la representación del mundo interno del paciente. Este paso de lo verbal a la acción y a la creación, da una nueva dimensión al proceso terapéutico introduciendo nuevos elementos y recursos técnicos en la psicoterapia: el cuerpo, los objetos, la acción.
Los elementos que constituyen la sesión de psicodrama son:

Tres contextos:
Social
Grupal
Dramático.

Cinco instrumentos fundamentales :
Protagonista
Escenario
Yo –auxiliares
Director o terapeuta
Auditorio

Tres etapas:

Caldeamiento
Dramatización
Comentarios o análisis

El Caldeamiento es el conjunto de procedimientos que preparan a un organismo de modo que éste se encuentre en condiciones óptimas para la acción.

En esta etapa se dan dos momentos:

1 Caldeamiento inespecífico, en el cual

-se centra primero la atención del grupo en el director
-se facilita la interacción grupal. La atención del grupo se centra en el grupo mismo
-se disminuye los estados de tensión.

Hasta que surge el clima emocional, en el cual participan los miembros del grupo. Este momento marca la inflexión de paso al

2. Caldeamiento específico, en el que este clima grupal es la trama de interacciones de la cual surge el protagonista (tema o persona) y se prepara para la dramatización
(caldeamiento para el rol)

Dramatización.

La dramatización, es la heredera de la escena teatral. En ella se interpretan personajes y se movilizan emociones. A diferencia del teatro, en la dramatización no existe un guión a seguir por los actores. El libreto es la propia vida del protagonista.
El Director interroga e investiga al protagonista en busca de la escena mas adecuada para iniciar la dramatización. Una vez logrado este objetivo se realiza la puesta en escena.

Juego de roles (dramatización)
Se utiliza esta técnica cuando se trata de involucrar al protagonista en la dramatización y lograr, al mismo tiempo, su compromiso a nivel de emociones, de sentimientos y sus afectos.
El juego de roles es, para Moreno, la situación psicodramática básica, dentro de la cual se insertan las demás técnicas, que tienen para él dos finalidades fundamentales: el logro de la espontaneidad (interpolación de resistencias) y la ampliación del yo (soliloquio, espejo, doble, inversiones de roles)

La imagen es una técnica que introduce J. Rojas Bermúdez.
La imagen es construida a modo de escultura, con personas u objetos, fuera de sí mismo, para ofrecerle al sujeto las mayores posibilidades de objetivación y evaluación de lo que hace. Creada por el protagonista como su obra, queda ante él para que pueda contemplarla: se relaciona más con la visión y es el paradigma de la forma: Las técnicas de imagen, en general, “enfrían” la situación, son más intelectuales y permiten mayor distancia emotiva por parte del protagonista, quien queda fuera de la situación representada.
La imagen expresa el punto de vista que el protagonista tiene de una situación determinada: el sentido que para él tienen ciertos hechos y vivencias, los elementos que enfatiza y su interrelación mutua (estructura). Cuando esos contenidos son representados en el escenario, adquieren forma, permitiéndole al protagonista tomar una cierta distancia con respecto a ellos, y al objetivarlos darse cuenta de la situación tal como es vivida por él internamente.

Estas dos líneas, dramatización (J.L. Moreno) e imagen (J.G. Rojas-Bermúdez), no son opuestas, sino complementarias, alternándose a lo largo de la etapa de dramatización. Comenzando por una u otra (ello depende de la situación dada) es fácil el paso de imagen a dramatización o viceversa; `puede pedirse una imagen sobre lo ocurrido en una dramatización, o bien llegar a una escena a través de la realización de una imagen y los soliloquios correspondientes.
Las imágenes habituales tienden a ser realistas y construidas con los compañeros de grupo, pero pueden ser, también, simbólicas y realizadas tanto con los cuerpos de los compañeros como con objetos diversos (telas, muñecos, etc.). Asimismo, se puede trabajar alternada o conjuntamente con imágenes reales y simbólicas con el fin de ampliar la información buscada y tener así una mejor comprensión y explicitación de los códigos utilizados por el protagonista al construir la imagen.

Comentarios.

Es la última etapa de la sesión psicodramática. En ella la atención se centra en el auditorio y se solicita a sus miembros opiniones y comentarios referentes a la dramatización en sí, al protagonista y a ellos mismos donde comparten las vivencias surgidas con la escena. La palabra clave para iniciar los comentarios es la resonancia. La dramatización, como espectáculo, ha centrado la atención de todos en el escenario, suscitando el afloramiento de las vivencias desencadenadas por los personajes en acción.
Dentro de la dinámica de la sesión se considera al protagonista como un emergente del grupo, y después de la dramatización, al grupo como emergente del individuo.

Referencias Bibliográficas

Aliguieri, Dante (1987) La Divina Comedia. Editorial Juventud.
Rojas-Bermúdez, Jaime (1997) Teoría y técnica psicodramática. Paidós Ibérica.
Scategni, Wilma y Cavalitto, Stefano, editores (2010) Myths, Fairy tales, Legends, Dreams… Bridges beyond the conflicts. The work in groups through images, symbolic paths and sharing stories. Franco Angeli.