TRABAJO COMUNITARIO CON MUJERES COLOMBIANAS VÍCTIMAS DE GUERRA

Fina Sanz Ramón

Psicoterapeuta, sexóloga y pedagoga

Los trabajos que voy a presentar en este artículo están enmarcados, dentro de dos Proyectos de Cooperación de la Asociación para la Cooperación Internacional, Atelier ONGD, cofinanciados a dicha entidad por la Generalitat Valenciana, dentro de los cuales se estableció un Convenio de colaboración entre Atelier y la Fundación Terapia de Reencuentro -de la que soy presidenta- , para que llevase a cabo unos talleres con mujeres víctimas del conflicto armado en Colombia.

El primer proyecto se denominó: Atención a refugiadas colombianas residentes en la Comunidad Valencianas.

Este primer trabajo grupal con mujeres, se realizó en Valencia en la sede de la Fundación Terapia de Reencuentro y no solo abarcó a mujeres residentes en la Comunidad Valenciana, sino que se integraron mujeres colombianas exiliadas y refugiadas que residiendo en otras comunidades autónomas tuvieron oportunidad -por las fechas y horarios que se pusieron- de poder asistir. Inclusive pudo participar una mujer refugiada en Canadá.

Se realizaron 2 talleres cortos, cada uno de 6 horas de duración, el primero en el mes de septiembre y el segundo en el mes de noviembre del 2007, en fin de semana para que las mujeres -que trabajaban en días laborables- pudieran asistir. A pesar de todo, algunas pudieron participar de los dos talleres y otras solamente en uno de ellos, por las circunstancias, especialmente geográficas.

Habitualmente hay tres programas básicos que propongo para los trabajos comunitarios, adaptables a cualquier población:

1. Autoconocimiento para el cambio, donde se trabaja el autoconocimiento del cuerpo: el cuerpo sexuado, la respiración, la relajación, las emociones y la transformación de las mismas, la autoescucha, etc.

2. Los vínculos afectivos para la convivencia, como promoción de buentrato y prevención de violencia, donde se identifica lo que es el maltrato y el buentrato, el propio espacio personal, las relaciones de pareja y relaciones de poder o de igualdad (con respeto a las diferencias), y los procesos personales e interpersonales que se dan en los vínculos.

3. Las crisis y los duelos, donde se habla de los procesos laberínticos personales, relacionales y/o sociales en los que podemos encontrarnos, cuales son las secuencias por las que pasamos, y cómo utilizar dichas circunstancias como una metáfora de transformación. Y los procesos de duelos, y sus fases, como despedidas de etapas que concluyen o han concluido, para poder abrir una nueva etapa.

Dadas las circunstancias de estos grupos de mujeres siempre empiezo por el tercer taller: las crisis y los duelos.

Partimos del dolor, de la problemática específica de las mujeres del grupo: mujeres refugiadas de una guerra, exiliadas de su país, con procesos de duelos importantes y con traumas de guerra.

Iniciamos con el concepto de los laberintos de la vida cotidiana: ¿qué se entiende por laberinto? ¿Qué simboliza? ¿Cómo se inicia? ¿Cómo es el camino laberíntico? ¿Cómo se sale de ahí?

La situación de estas mujeres se relaciona con el camino laberíntico. Un camino laberíntico es un camino de confusión, del que no se encuentra la salida, no se sabe salir; se dan vueltas y revueltas y da la impresión de no avanzar, volver al mismo sitio o el terror de quedar atrapada en el mismo.

Y tras explicar todo el proceso se trabaja el laberinto como símbolo de transformación personal: qué es lo que tienen que aprender de su propio proceso laberíntico, cómo adquirir conocimiento del mismo y como salir y transformarse.

Se habla de los procesos laberínticos de cada una de ellas. No se habla de su historia ni se pregunta por qué están allí; cada cual habla y cuenta lo que quiere, lo que necesita.

El segundo gran tema que abordamos son los duelos. Los duelos son procesos de despedida, de decir adiós a algo que hubo y que ya no está, tanto sea real como simbólico. Los duelos suponen pérdidas y se viven como un proceso de muerte simbólica.

Estas mujeres han tenido que hacer muchos duelos: muertes de personas queridas, el abandono de su trabajo, de su casa, de sus amistadas, su familia y su país. Se encuentran en una situación nueva, un país nuevo, sin raíces ni soportes, desubicadas (situación laberíntica). Tienen que hacer el duelo de lo que había en su vida y ya no está.

Se explican los procesos de duelo y las fases de los duelos: por dónde hay que transitar, qué tienen que atravesar para elaborar el duelo y cerrar etapa para abrir una nueva etapa en su vida, empoderadas.

En tercer lugar se explicó el encuadre teórico del modelo de la Terapia de Reencuentro(TR) a partir del cual se realizan estos talleres comunitarios y se utiliza un marco conceptual y metodológico. La TR integra psicología, sexología y educación con una perspectiva de género, clínica y comunitaria, humanista y transpersonal. Se trabaja en tres dimensiones: el espacio social, el espacio de las relaciones y el espacio interior.

Ese taller, aunque bastante breve, permitió el espacio para que mujeres con la misma problemática -en sentido amplio, ya que los problemas que han vivido pueden ser muchos y de diversa índole, pero de tal gravedad que han tenido que refugiarse en otro país para sobrevivir- pudiesen encontrarse, hablar de sus problemas, sentir comprensión y un acompañamiento mutuo y mantener la expectativa de cuidarse personal y relacionalmente, volver a estar bien.

No podemos en las situaciones traumáticas, quedarnos solo en el dolor, en el trauma, hemos de poder recuperarnos y no solo recuperarnos sino devolver a lo social lo aprendido, enseñar de nuestra propia experiencia. Hay que transformarse en mujeres resilientes. Se habla del concepto de Resiliencia.

Con esto nos introducimos en el siguiente taller: el Autoconocimiento para el cambio.

A partir del reconocimiento del dolor y de recursos de cómo abordarlo, se trabaja para el placer, el bienestar y el buentrato con una misma. Se trabaja con la propia energía: la recuperación erótica del cuerpo, entendiendo aquí el erotismo, fundamentalmente como la vivencia subjetiva de placer, de conexión con la vitalidad. El cuerpo erótico es un cuerpo vitalizado, energético, que busca la reintegración del bienestar. Cómo recuperar nuestro cuerpo en positivo y cómo cuidarnos y acompañarnos a través de él.

El segundo proyecto que realicé : Crisis, Duelos y Resiliencia para mujeres víctimas de guerra, en Colombia. Se configuró a través de un Acuerdo de Colaboración de la Asociación de Cooperación Internacional para el Desarrollo, Atelier ONGD, con sede en Valencia (España) y la Fundación Terapia de Reencuentro, firmado el 4 de julio del 2016, se denominó:

Formación sobre “Crisis, Duelos y Resiliencia”.

Este trabajo, formaba parte del Proyecto de cooperación internacional”Apoyo al liderazgo de la Organización Femenina Popular (OFP) para la defensa de los derechos humanos de las mujeres y la búsqueda de la paz en Colombia”, cofinanciado a Atelier ONGD por la Generalitat Valenciana.

La Formación estaría dirigida a mujeres víctimas del conflicto armado de Colombia, así como a profesionales pertenecientes a la OFP.

Para la realización de esa Formación hizo falta una preparación previa por parte de la formadora, para conocer la realidad colombiana y la realidad de las mujeres con las que se iba a trabajar. Para ello, tuvimos reuniones con personal técnico de la Asociación Atelier, que además de los intercambios en las reuniones, nos facilitó asesoramiento bibliográfico, así como de vídeos, realizados por Atelier, algunos de los cuales ya habían sido expuestos en la Fundación Terapia de Reencuentro.

Con todo ello, y ya en Colombia, desde el 21 de julio para iniciar un conocimiento previo del contexto en el que se iba a trabajar, en compañía de la coordinadora de Atelier ONGD , y la coordinadora y técnicas de la Organización Femenina Popular (OFP), recorrimos varios municipios del Magdalena Medio para visitar algunas de las Casas de la Mujer,creadas por la OFP , para conocer su estructura, dinámica, historia…, así como parte de sus integrantes -algunas de las cuales estarían posteriormente en el Curso de Crisis, Duelos y Resiliencia- . Allí se vieron también algunos de los proyectos productivos que se realizan con las mujeres. Asimismo se habló con mujeres de varias Asociaciones para conocer la problemática general de las mujeres en situación de guerra. Y conocimos el proyecto de la Casa de la Mujer de la OFP, en una zona de Barrancabermeja: el Proyecto Vida, un Centro de convivencia ciudadana para personas mayores, mujeres y hombres.
Desarrollo de la Formación:

El Curso de Formación se desarrolló en forma de talleres teórico-prácticos y vivenciales, con una duración de 40 horas presenciales, distribuidas en sesiones a lo largo de dos semanas y 20 horas de tutorías individualizadas on line, con posterioridad a la formación presencial y durante un periodo de seis meses.

La Formación con las mujeres se realizó a través de talleres teórico-prácticos y vivenciales durante los meses de julio (27-28-29) y agosto (3-4-5) del 2016.

Acudieron 16 mujeres, vinculadas a la OFP; la mayoría de ellas eran coordinadoras de las Casas de la Mujer de diversos municipios -algunos de ellos fueron visitados previamente al Curso-, la vicepresidenta de la OFP, dos mujeres jóvenes de 22 y 23 años, y una mujer mexicana, artista de teatro, colaboradora eventualmente con la organización.

Para el Curso se tuvo en cuenta el contexto en el que se vive actualmente en Colombia, y la trayectoria de la OFP y posible historia de estas mujeres que, aunque no se conocía -no se pregunta previamente sobre los daños- , eran víctimas de una u otra forma de la violencia de la guerra y de la violencia de género.

Todas ellas tuvieron una gran participación y una importante implicación, para poder entender los procesos y aplicarlos a su vida y a la relación de ayuda hacia las mujeres con las que trabajan y apoyan.

Los talleres se realizaban en la sede de la OFP de Barrancabermeja, en una de las salas de la organización. Se trabajaba en el suelo, sobre colchonetas y cojines, si bien también había sillas por si alguna mujer deseaba sentarse en algún momento. El trabajar en el suelo, favorece en los talleres vivenciales la horizontalidad entre participantes y formadora, así como la conexión emocional, la expresión verbal de las participantes y la movilidad en los cambios de ejercicios, de las participantes.

Los objetivos de la Formación eran:

1. Que las mujeres se diesen un tiempo para la reflexión interna, para la reflexión personal, y grupal.

2. Que entendieran procesos psíquicos humanos, especialmente en procesos vitales difíciles de crisis y de duelos.

3. Que pusieran nombre a sensaciones, emociones, pensamientos o comportamientos que viven y que no entienden, producto de su situación y contexto vital.

4. Que entendieran la unidad biopsicosociosexual del ser humano, y las relaciones entre el maltrato o el buentrato personal, relacional y social con la salud o la enfermedad -a través de sintomatologías-.

5. Que los procesos pueden no solo entenderse, sino que también pueden manejarse, reciclarse para que no nos afecte negativamente a la salud. Para ello tenemos que conocer herramientas de autoayuda, para poder manejarlo.

6. Que las dimensiones social, relacional y personal, están relacionadas tanto en el maltrato como en el buentrato, y por lo tanto, tenemos que aprender a distinguir las características de esas dimensiones, especialmente cuando se muestran no de una manera visible, sino sutil o invisibilizada.

7. Que el autoconocimiento y la autoayuda empoderan, se entienden los procesos vitales y que, en la medida de lo posible, se puede manejar la propia vida.

8. Que las situaciones difíciles de crisis y duelos, por los que todas las personas pasamos -de una u otra forma- se pueden utilizar para quedarse en el victimismo -con lo que nos bloqueamos y desempoderamos- o para transformar una situación difícil en un proceso personal de resiliencia, de transformación, de aprendizaje y de transmisión de ese conocimiento a otras personas. Que los procesos personales se vieran relacionados con los procesos sociales y la realidad colombiana.

9. Cómo se pueden utilizar para ese proceso de autoconocimiento, cambio y empoderamiento, diferentes herramientas y técnicas sencillas.

10. El género: cómo se aprenden muchos procesos, cómo construimos nuestra identidad, cómo respondemos en función de la socialización de género y cómo afecta a las mujeres.

Dinámica de las sesiones:

Se iniciaban todas las sesiones con un círculo de reflexión interna sobre qué había sido más importante para ellas de la sesión anterior y cómo se habían cuidado -en todas las sesiones había una propuesta de autocuidado-.

A partir de ahí, se hacía una ronda o verbalización grupal, para compartir. A lo largo de toda la sesión se entremezclaban ejercicios que correspondían a diferentes temáticas de las áreas que queríamos trabajar, combinando la exposición teórica, el ejercicio, la discusión en pareja, tríos o pequeños grupos, y la exposición grupal.

En las áreas temáticas que se fueron introduciendo, si bien correspondían al tercer taller comunitario -Crisis y Duelos-, se introdujeron algunos conceptos y/o herramientas de otros talleres, adaptándolos a las problemáticas que iban surgiendo, de modo que se entendiesen como un todo, en un contexto :

– la autopercepción: cómo se veían y cómo se iban percibiendo a través de las sesiones.

– El lenguaje del cuerpo:

. la lectura corporal
. relación malestar/bienestar con enfermedad/salud, sintomatologías, etc.
. la memoria del cuerpo
. las sensaciones, emociones, pensamiento/imágenes, comportamientos.

– Las emociones y el manejo de las emociones.

– La respiración :
. su relación con el mundo emocional y la salud

– La relajación:
. su relación con la respiración, con el mundo emocional y la salud

– El maltrato: cómo se concreta en las tres dimensiones:
– la dimensión social
– la dimensión relacional
– la dimensión personal, interna

– El buentrato:  cómo se concreta en las tres dimensiones:
– la dimensión social
– la dimensión relacional
– la dimensión personal, interna

– El poder de la palabra:
. para dañar
. para sanar

Los laberintosy las situaciones laberínticas de la vida cotidiana:
. la construcción de un laberinto
. los procesos internos y fases de un laberinto. La salida

– Los duelos, las despedidas:
. las fases de los duelos
. el tiempo del duelo
. cuándo no se quiere hacer el duelo
. los duelos más fáciles y más difíciles
. cerrar etapa para poder abrir etapa

– Los duelos y la resilencia

– La muerte como proceso de duelo:
. el acompañamiento en la muerte
. acompañarse para acompañar
. vivencias de muerte natural o violenta
. el duelo como experiencia simbólica de muerte
. ritos personales y sociales tras el proceso de muerte

Se trabaja siempre de manera teórico-práctica y vivencial, de modo que los conceptos se entiendan no solo racionalmente sino también emocional y corporalmente, y se relacionen con aspectos de la propia vida y de la vida de otras personas con las que se trabaja.

Se introducen teóricamente muchos conceptos en relación a los temas tratados, e incorporamos también de manera teórica, y en ocasiones, práctica, los conceptos que se refieren a las problemáticas que van apareciendo en las rondas grupales a partir de las verbalizaciones de las participantes, y que en ocasiones se refieren a otros temas como la sexualidad, las relaciones de pareja, con los padres/madres, hijas/os, etc.

Se utilizaron diferentes tipos de técnicas:

– de papel y lápiz (gráficas)
– visualizaciones.
– técnicas de respiración.
– técnicas de relajación.
– técnicas orientales de estiramientos.
– técnicas corporales (de lectura corporal, de contacto, etc.)
– técnicas de enraizamiento.
– técnicas de reconocimiento de emociones y transformación de las mismas.
– técnicas para fomentar el buentrato:
. personal : con el ejercicio (diario) del autocuidado.
. relacional: con el ejercicio (diario) del cuidado mutuo.
. social: con el concepto a trabajar de familia afectiva.
– ejercicios para entender el proceso de identificación y desidentificación, muy importantes para entender problemáticas personales y para poder hacer una escucha de las mujeres con las que trabajan, a la vez que trabajan su propia escucha.
– Se incluyó (diariamente)cuentos del proyecto EscuchArte: cuentos de sabiduría para la transformación, la educación y el buentrato. Este es un proyecto cooperativo de la Fundación Terapia de Reencuentro donde, a través de historias de vida puede verse, en forma de cuento, metafóricamente la crisis del personaje, su dificultad y cómo se transforma en un proceso de resiliencia.
– Se ha propuesto también la visión de películas.

Si bien habitualmente no propongo cuestionarios de Evaluación al final de los talleres, dado que se hace una evaluación continua a lo largo de los mismos -mantenemos contacto con las refugiadas más cercanas con las que hicimos los talleres, desde el 2007, esperando profundizar más en todo lo trabajado-, en esta ocasión, y especialmente para el Informe a la Generalitat Valenciana, se realizó un Cuestionario de Evaluación cualitativo al final del trabajo.

El resultado fue excelente. Hubo un cambio significativo en los cuerpos y expresiones de las mujeres. En un principio los cuerpos estaban tensos y defendidos -como un mecanismo de defensa por las circunstancias de su vida-, si bien con un gran deseo de participar. Poco a poco los cuerpos se relajaron, hubo mucha implicación y participación, conectando con su vida y con su trabajo, como multiplicadoras sociales y agentes comunitarias.

Algunos de los comentarios fueron:

– Nos ha aportado lucidez, transparencias, desahogos. Reconfortante. Fortalecimientos.

-Este taller me ha dado una enseñanza muy grande, he aprendido a conocerme , y a reconocer que tuve cosas y emociones que se manifestaban en mi y que no sabía el por qué. Y ahora, después del taller he aprendido a identificar aquello que estaba mal en mi vida.

-Taller de aprendizaje y conocimiento, importante el concepto de respiración y relajación.

– Ha significado encontrarme conmigo misma, en una reparación.

-Excelente

-Espacio de aprendizaje, de transformación y limpieza personal. Me ha permitido integrar muchos sucesos de mi vida de una forma tranquila. Profesionalmente me ha brindado nuevas herramientas y conceptos para seguir desarrollando mi trabajo.

-Este taller llegó en el momento justo porque me ha servido para mi vida.

-El taller es importante porque te ayuda a sanar el alma, me forma y me estructura en la vida diaria.

-Una experiencia más en mi vida. Y un bien personal y social.

-Redescubrimiento e identificación. Herramientas para conocerte, tomar las riendas de tu vida y tus emociones

-Es descifrar tu vida para poder ayudar a que los demás puedan encontrarse.

– Bueno, lo que puedo decir es que ha formado mi vida en estos 6 días de una manera más linda, agradable, social, personal en mi autoconocimiento, para saber quién soy, amarme, cuidarme y autoconocerme. Es muy importante porque venía pasando una prueba muy difícil que pensé que no iba a superar, pero con este taller entendí todo esto; me sentí identificada, y además pude entender cómo hacer duelos para mi vida. Gracias, de verdad, me he sentido muy bien.

-La capacidad de querer, cuidarse a sí misma. Terapéutico.

-Crecimiento personal puedo proyectar a muchos niveles (familiar-emocional-relacional).

Igualmente fueron valoradas en positivo todas las temáticas que se tocaron a lo largo de las sesiones porque aprendían a reconocer sintomatologías, a relajarse,y a manejarlas, etc., e iban viendo también cómo lo aprendido les ayudaba a reinterpretar su vida, alguno de sus problemas y a sentirse mejor.

Tanto ellas como la formadora, consideramos que sería muy importante que hubiera una continuidad que permitiera ampliar conceptos e ir recuperando su cuerpo y su vida en positivo, así como otra forma de vincularse, desde el buentrato, dado que a lo largo de los talleres se verbalizó cómo estaba normalizada la violencia, no solo en las relaciones sociales sino también como forma paterno/materno-filial de “educación”.

En una situación como la que actualmente está pasando Colombia, la paz no solo ha de expresarse en la firma de un papel, sino que hay que reconocer cómo son las relaciones de paz; hay que aprender a negociar, no solo en el afuera, sino también en el adentro, hay que cambiar los valores sociales. Y hay que hacer todo un trabajo de educación para la paz, comunitario. Y nadie puede enseñar lo que no sabe, no se pueden dar ejemplos a la población de lo que no se ha experimentado.

Estas son mujeres lideresas comunitarias y lo que ellas aprenden redunda en la comunidad, porque ellas son multiplicadoras sociales.

Como propuesta,considero que estas formaciones -y metodología-son necesarias para las mujeres víctimas de guerra, y en general, para el conocimiento, transformación y empoderamiento de las mujeres; y en especial también para aquellas que, como era este caso, se dedican a la escucha y acompañamiento de mujeres en situación de vulnerabilidad.

Referencias Bibliográficas

– Fina Sanz( 2013, 3ª.ed.,1ª ed.2002): Los laberintos de la vida cotidiana. Ed. Kairós. Barcelona.
– Fina Sanz Ramón(2017,2ª ed.; 1ª ed. 2016): El buentrato como proyecto de vida. Ed. Kairós. Barcelona.
– Fina Sanz (2016, 13ª ed.; 1ª ed.1995): Los vínculos amorosos. Ed. Kairós. Barcelona.
– Fina Sanz (2015, 10ª ed.; 1ª ed. 1990): Psicoerotismo femenino y masculino. Ed. Kairós. Barcelona.
– Fina Sanz (2015, 2ª ed.; 1ª ed. 2008): La Fotobiografía. Ed. Kairós. Barcelona.
– Fundación Terapia de Reencuentro: Proyecto EscuchArte: Cuentos de sabiduría para la transformación, la educación y el buen trato. Valencia